Modelos de negocio dentro y fuera de internet

Parece que está en crisis querer funcionar con los modelos de negocios de siempre, aquellos que por su naturaleza o por su estructura de costes, son inviables en un entorno como internet. Pero mi pregunta es ¿debemos evolucionar solo los modelos de negocios de los digital o, yendo más allá,  los modelos de negocios en general? Como siempre, la tecnología no creo que sea quien venga a salvarnos de nuestras crisis, sino nuestra propia manera de entenderla y utilizarla. Como en la peli de Conan (que ayer respusieron en La Sexta y ví por duodécima vez muy a gusto):

¿qué es el acero comparado con la mano que lo maneja?

Pues eso, ¿que es la tecnología comparada con la mano (o mejor dicho “la ética hacker”) que la maneja?

Estos días atrás leía sobre la charla que Genís Roca impartió en el Deusto Foro Tech sobre “Modelos de negocio que van a funcionar en Internet“. Me gustará ver la charla online en cuanto la suban pero de momento he leído algún que otro resumen sobre su charla. Dos ideas de su su discurso me parecen dignas de conversación:

  • La tendencia a la centralización de los servicios de internet. Y por ende, el fracaso de aquellos que pretendan ir por libre y punto. Es decir, el fracaso de lo distribuido porque no ofrece un modelo integrado de soluciones. Genís entiendo que habla desde un análisis de tendencias desde su consultora, donde parece que vislumbran un mercado en el que las grandes empresas, Google, Facebook, Microsoft aspiran a cubrir todas las necesidades, aportando como valor diferencial su modelo de integración. Es decir, pretenden sobrevivir comprando pequeños (estos sí distribuidos) empresas que les aporten nuevos servicios en sus plataformas de contenidos. También hay que decir que los clientes de su consultora parecen ser grandes empresas y quizá son el tipo de estrategias que ellos promueven en estas grandes corporaciones. Como llaneros solitarios, y por tanto, destinados al fracaso, Genís cita a Twitter, Linkedin o WordPress, los cuales, no sé si tienen demasiadas cosas en común. Por lo que sé, Linkedin y WordPress, tienen una parte gratuita, te permiten acceder a unos servicios en modo fremium y a otros , considerados pro, mediante pago.
  • Los modelos de negocio de Internet son los de toda la vida, trasladados al mundo digital. Esto me cuesta pensar que sea tan sencillo. O al menos el punto crítico será en ver cuál es el modelo de negocio original, antes de pensar en si es para el plano analógico o digital. Demasiadas veces he leído y comprobado por mi misma que Internet implica una forma diferente de pensar, de relacionarnos y, por tanto, debe obligarnos si o sí  a manejar nuevas ideas a la hora de pensar en obtener beneficios. Aplicando la lógica de Genís, casos de éxito en cuanto a integración como Facebook o Twitter son actualmente incapaces de encontrar la forma de financiarse ¿qué ocurre con ellos entonces?

Genís habla de dos fases en el paso de lo analógico a lo digital. La primera consistía en añadir el adjetivo “digital” a los productos analógicos: mercado digital, receta digital, pizarra digital, libro digital… La segunda fase consiste en la tercer-sectorización, vamos, la conversión de los productos en servicios: Spotify para música o Filmin en el cine… Genís habla de que esta evolución no es exclusiva al negocio digital, sino que tambíen hay ejemplos de productos rediseñados a servicios en los mercados analógicos. Ejemplo: modelos de tarifa plana en las salas de cine.

Por un lado, ideas como la centralización de internet me asustan porque no sé hasta qué punto permitirá la convivencia con un mercado distribuido. Así que habrá que pensar en cómo construir desde los distribuido y cómo relacionarnos con ese mercado más centralizado.

Por otro, pienso que internet y su concepto como “plataforma de gran alcance y que permite como nunca la comunicación distribuida” sí lleva implícito el pensar de otra manera. Es decir, creo que Internet está promoviendo nuevos modelos de negocio (con el chip de lo distribuido) que irá saltando al plano analógico y viceversa continuamente. De ahí que me rompa los cuernos en ver cómo proyectos como Tropos o problemáticas del comercio local, pueden afrontar el contexto digital con la mentalidad y la ética necesaria.

Otra cosa es que queramos funcionar como siempre ahora que todo está cambiando. Ponerse una venda en los ojos es una opción tan libre como cualquier otra.

¿qué opináis?

Notas:
Tengo que escribir un post sobre el concepto de lo “gratis” y su evolución, de un concepto asociado a algo maligno y de baja calidad a un concepto estratégico para testear proyectos e inciciar su ciclo en el mercado.

Anuncios