Una visión estratégica y relacional del Crowdfunding

Sé que poner en el título de este post la palabra Crowdfunding es muy mainstream pero me aprovecharé de ello para hablar de algo que considero importante en la financiación colectiva: la visión estratégica y relacional.

Para empezar, haré una reivindicación (o pataleta conceptual): La necesidad humana de llamar a lo viejo con un nombre nuevo para ser más modernos. Querer re-inventar la rueda. Me explico. En el ámbito de las Relaciones Públicas existe el concepto del Fundraising, que define el área de la comunicación dedicada a captar fondos para financiar causas o proyectos. “Fondos” entendidos como dinero, bienes, tiempo, conocimiento,… y todo lo que pueda formar parte de un “trueque”. El Fundraising se lleva utilizando desde hace muuuchos años (hablar de su origen sería un bonito post).

Respecto al Crowdfunding, es un término relativamente nuevo que significa financiación colectiva, financiación en masa o micromecenazgo, mediante el cual, las personas hacen red para conseguir dinero u otros recursos para un proyecto o propósito.

Desde mi punto de vista, el Crowdfunding viene a añadir una capa digital y el chip de lo “distribuido” al concepto del Fundraising. Por tanto, podemos decir que el Crowdfunding no es nada nuevo en realidad y casi me atrevo a decir que es la necesaria evolución del Fundraising. Sin embargo, considero importante matizar algunas diferencias:

  • Tipo de donantes: El Fundraising trata de diversificar al máximo el tipo de donante (la fuente de la financiación). Por tanto, no solo atiende a los donantes particulares, sino también a la financiación procedente de la colaboración con otras entidades, las donaciones empresariales, la organización de eventos, la venta de productos, la donaciones de fundaciones y otras organizaciones no lucrativas, etc.
  • Plataformas digitales: El Crowdfunding se gestiona a través plataformas digitales y lleva asociado un componente “social”. 
  • Límite temporal: Las plataformas de Crowdfunding marcan un período de tiempo limitado para hacer la captación.
  • Alquiler plataforma: Las plataformas de Crowdfunding se quedan con un porcentaje del dinero que recaudas, varía según la plataforma.
  • Grados de compromiso: El Crowdfunding atiende a un tipo de público que quiere aumentar su implicación y compromiso en el proyecto más allá de la participación o de las fórmulas tradicionales (socio, voluntariado, donante…).

Mis ganas de hablar de la visión estratégica y relacional del Crowdfunding tiene que ver con la burbuja surgida en torno a este tipo de financiación y su mal enfoque muchas veces. Esto ha llevado a muchos a señalar como causa del fracaso a la propia forma de financiación, en lugar del proyecto en sí. Como dice Gonzalo Martín en este post “tras cada fracaso en Crowdfunding existe un producto mal planteado”.

Considero que hay dos grandes causas del fracaso de los proyectos de Crowdfunding:

  • Imaginar una necesidad que no es real o que no responde a una necesidad sentida.
  • Generar una burbuja de expectativas que acabe por sepultar al propio proyecto.

Otra gran idea que me gustaría matizar, es que se suele decir que si un proyecto financiado vía Crowdfunding no supera en círculo familiy, friends and fools, puede considerarse un fracaso. Bueno, no olvidemos que puede funcionar como fase de un proceso, como testeo de mercado en abierto que nos permita evolucionar y transformar el proyecto tal y como fue concebido. Por eso, la reflexión compartida tras un proceso así es más que necesaria, y más si cabe en un blog.

Un aspecto importante de los proyectos de Crowdfunding es la idea de los retornos. Me gusta porque te obliga a pensar tu proyecto desde el mercado, desde el tipo de productos y servicios analógicos y/o digitales que tu proyecto podría generar como devolución a la comunidad.

Además, como apunta Rosa Torres, la captación de fondos implica una gestión relacional importante: identificar con quién quieres relacionarte, quienes quieres que sean tus donantes, conectar con sus valores, sus pasiones, identificar cuál será tu causa, sensibilizar, persuadir, negociar, y muy importante… generar confianza. Por lo que, en el fondo, elaborar una estrategia de Fundraising tiene mucho de empatía. Y muy importante, pasar de pedir dinero a crear un proyecto en común con una comunidad.

Me gustaría destacar algunas de las oportunidades que puede ofrecer un proyecto de Crowdfunding:

  • La creación de una comunidad alrededor de los proyectos, frente a la comunidad alrededor de la organización.
  • La incorporación de una serie de principios y formas de trabajo que faciliten el acercamiento entre la sociedad y los proyectos sociales que apoya.
  • Aumentar la base social de un proyecto, no solo en cantidad de gente, sino en personas que conversen en torno a tu proyecto. Y esto nos obliga a ser transpartentes, abiertos. Y aquí un blog donde relatarse puede tener un papel estratégico.
  • Ayudarnos a transformar y mejorar nuestros proyectos, según el testeo obtenido.
  • Buscar nuevas formas de relacionarnos, nueva identidad y otro sentido de pertenencia a grupos.
  • Legitimar nuestro proyecto ante una comunidad de gente.
  • Nos invita a ver a la administración pública, en proyectos culturales sobretodo, como un nodo más, y más ahora que sus cimientos se tambalean y que la época de subvenciones queda muuuy lejos.
  • Nos ofrece un buen nicho de mercado, ahora más con la crisis. Porque al final el Crowdfunding también refleja en parte una crisis en cuanto a los modelos de financiación. Aprendamos a diseñar estrategias de captación de fondos y seremos profesionales valiosos para nuestro entorno.
  • Identificar un fin mayor que trascienda los límites del proyecto, un proyecto que responda a una gran pregunta.

Como se dice en este estudio de la Asociación Española de Fundraising, existen cuatro escenarios de campañas de Crowdfunding que pueden ir desde el objetivo más básico de obtener la financiación al escenario último e ideal, el de una comunidad de donantes –community fundraising– con capacidad para lanzar campañas de Crowdfunding con proyectos de la propia organización. Una idea que apunta Ester en este post.

Por último, como dice Ricard Valls, al final parece que la capacidad de captación de fondos viene determinada por tu red de relaciones, por tu capacidad relacional y de dar valor a estas relaciones. Como él dice, quizás nada nuevo, no? 🙂

Anuncios